TESOROS DE TORNQUIST

Maravillosas estructuras que forman parte del patrimonio histórico y arquitectónico de todos los bonaerenses, aparecen entre los cerros, bosques, lagunas, valles, vertientes y cuevas del partido de Tornquist. Te presentamos algunos de estos atractivos para que puedas descubrirlos desde casa.

El Club Hotel de la Ventana

Ubicado en la localidad de Villa Ventana, es uno de los principales atractivos de la comarca. De suntuoso estilo “Belle Époque”, la obra construida por el italiano Antonio Gerardi se inauguró el 11 de noviembre de 1911 y fue el primer Hotel Casino de Sudamérica. 

Denominado “La maravilla del siglo” por Julio Argentino Roca, contaba con más de 6000 metros cuadrados y los mejores servicios: canchas de golf y de tenis, casino, capilla y un tren de trocha angosta que lo comunicaba con la estación de Sierra de la Ventana. Funcionó solo durante 6 años y hoy quedan sus ruinas a las que se accede mediante visitas guiadas. En 1998 fue declarado Sitio Histórico Municipal.

Las obras de Francisco Salamone

Inmersas en el paisaje natural, las obras monumentales del reconocido arquitecto Francisco Salamone pueden apreciarse en las localidades de Saldungaray y Tornquist.

En Saldungaray sus obras son la delegación, el mercado y el matadero municipal así como el monumental portal del cementerio, considerado a nivel internacional como una de las manifestaciones de estilo Art-Decó más importantes del arquitecto.

En Tornquist dejó su impronta en farolas, bancos, mástiles y puentes de la plaza Ernesto Tornquist. También construyó el Palacio Municipal, fue declarado Patrimonio Histórico y Cultural en 1998, con una particular e imponente torre de 38 metros de altura que busca el cielo. 

Iglesia y Santuario de la Virgen de Fátima

Emplazada sobre el cerro “El Guardián” se encuentran la iglesia y el santuario de la Virgen de Fátima con capacidad para 450 personas. Todos los años se realizan peregrinaciones con afluencia de fieles de distintos puntos del país y en el 2005 se entronizó una imagen de la virgen construida y tallada en madera por un artista de Portugal. 

Frente a la villa serrana “La Gruta” se ubica el barrio San Andrés de las Sierras, donde se ofrecen actividades deportivas y recreativas. A unos pocos kilómetros se pueden realizar avistajes de llamas, ñandúes, guanacos, antílopes, ciervos colorados, exóticas vacas “peludas”  West Highland y otras especies que, junto con los habituales animales de cría, conviven libremente en una clásica estancia serrana.

Mientras estás en casa, viajá por acá.

La provincia y sus ciudades te esperan.

Más Info